De la comunicación a la neurocomunicación

De la comunicación a la neurocomunicación

Todo proceso de enseñanza-aprendizaje es, sustancialmente, un proceso integrado de comunicaciones. Por esa razón, entre los campos más activos de las disciplinas involucradas: la neuroeducación y el neuroaprendizaje, se estudian los mecanismos cerebrales de educadores y aprendientes con el objetivo de hacer más efectivas tanto las estrategias de transmisión de conocimientos como el feed back asociado a éstas.

Ello exige trabajar exhaustivamente con un conjunto de elementos de tanta importancia que ninguno de ellos puede ser descuidado o librado al azar, como el significado de cada mensaje, el medio (internet, presentaciones orales, encuentros cara a cara, etc.), el modo que se elige para comunicarlo, el tono de voz, los modales, los movimientos, las posturas y las formas (entre muchos otros).

Tomemos un ejemplo que, si bien procede de otra disciplina, es altamente aplicable en neuroeducación: al analizar un conjunto de comerciales, un equipo de investigación dirigido por Rossiter  demostró que las escenas que provocaron mayor impacto y se recordaron mejor fueron las que activaron el polo frontal izquierdo del cerebro, relacionado con pensamientos y emociones positivas.

La aplicación de esta investigación en neuroeducación es fundamental, no sólo porque lo emocional es un componente sine qua non del aprendizaje, sino también porque un educador entrenado deberá llegar a las mismas zonas neuronales con su estrategia.

Otro estudio (realizado por Peter Kenning) detectó la activación del núcleo accumbens, el cíngulo posterior, la corteza prefrontal medial, la corteza visual y el gyrus fusiforme frente a la presentación de imágenes consideradas atractivas. Estas activaciones tuvieron su correlato en un mejor nivel de atención y recordación.

La aplicación de esta investigación para la neuroeducación es también extraordinaria, dado que la argumentación, la forma de presentar los contenidos, el tono de voz y el ámbito en el que se desarrolle el encuentro o la clase son elementos cruciales para generar atención y concentración, dos insumos imprescindibles en todo proceso de aprendizaje.

En definitiva:

Cuanto más atractivo sea el mensaje, cuantas más sonrisas despierte un expositor, cuanto más placentero sea el ámbito en el que se estudia y aprende, mejores serán los resultados. 

Esto último se relaciona con otras investigaciones que revelaron que trabajar con eventos vivenciales, por ejemplo, que los alumnos escuchen una melodía, saboreen una bebida o una fruta seca mientras registran detenidamente lo que van experimentando en una clase sobre los sentidos, es mucho más efectivo que realizar una presentación en ppt en la que se describa el funcionamiento del gusto y el olfato.

 

En definitiva:

Todo proceso de enseñanza-aprendizaje debe incluir un análisis ambiental que favorezca no solo la motivación, sino también el desarrollo de la imaginación y la creatividad de los participantes: educadores y aprendientes.

Te invito a leer: La importancia de capitalizar el fenómeno de la neuroplasticidad autodirigida

La neurociencia (en sus diferentes ramas) se ha convertido en una de las disciplinas más dinámicas en cuanto a su desarrollo porque todos queremos saber cómo funciona el cerebro para entrenarlo y así tener una mente más ágil y más eficiente.

¡Si deseas profundizar estos conceptos te invitamos a descargar nuestro miniebook sin cargo!