Neuroliderazgo: La Importancia De Percibir Más Y Mejor

Neuroliderazgo: La Importancia De Percibir Más Y Mejor

Nuestro cerebro es el órgano más complejo que tenemos. A través de él logramos interpretar, percibir y analizar todo lo que nuestros sentidos recogen de lo que nos rodea. Pero gracias a las neurociencias y al neuroliderazgo sabemos hoy que podemos mejorar notablemente nuestra capacidad de absorber los cambios que suceden a nuestro alrededor.

En ese sentido, y gracias a los beneficios del neuroliderazgo hoy en día muchos profesionales, así como organizaciones y empresas están motivando a su capital humano a realizar cursos de neuroliderazgo para aprovechar al máximo las capacidades de sus cerebros.

Qué Es La Percepción En El Neuroliderazgo

Los libros de neuroliderazgo definen a la percepción como aquello que los cinco sentidos nos permiten incorporar como información y que nuestro cerebro recibe y procesa como estímulos. Es entonces, un jugador clave en la atención y la concentración.   

Ahora bien, conociendo el concepto de percepción vienen dos preguntas muy rápidas a nuestra mente:

  1. ¿Somos conscientes de lo que percibimos? ¿O aceptamos pasivamente, sin darnos cuenta, un montón de datos que van instalándose en nuestro cerebro?
  2. ¿Percibimos todo lo que hay que percibir?

Aunque seamos muy optimistas, la respuesta es sencilla. No siempre captamos todo lo que ocurre en nuestro entorno, aun cuando se trata de algo que podría calificarse de evidente.

¿Se Puede Entrenar La Percepción Usando Técnicas De Neuroliderazgo?

A través del neuroliderazgo y el neuromanagement todo en nuestro cerebro se puede entrenar, desde el desarrollo de habilidades para autogestionar nuestro desempeño en momentos de crisis o dificultades, hasta la habilidad de intuir situaciones nunca antes experimentadas.

Aunque cada ser humano genera una versión personal y particular sobre los hechos. La construcción cerebral de la realidad es un fenómeno subjetivo.

En todo proceso de percepción existe una mediación de los filtros o mapas mentales que hemos ido construyendo a lo largo de la vida. Por ello, cada persona ve lo que quiere ver y oye lo que quiere oír.

Normalmente, estas construcciones se van enraizando a lo largo del tiempo hasta convertirse en canales de percepción predominantes.

 Por esto, es imprescindible enfocarse en tres aspectos:

  • Aumentar la percepción. Actividades que nos permiten percibir más.
  • Potenciar la percepción. Fortalecer la capacidad de percibir.
  • Focalizar la percepción. Eliminar distractores.

Así, lograremos definir la orientación de nuestra atención para poder concentrarnos luego.

La neurociencia (en sus diferentes ramas) se ha convertido en una de las disciplinas más dinámicas en cuanto a su desarrollo porque todos queremos saber cómo funciona el cerebro para entrenarlo y así tener una mente más ágil y más eficiente.
¡Si deseas profundizar estos conceptos te invitamos a descargar nuestro miniebook sin cargo!